De nuevo, hasta la bandera

De nuevo, hasta la bandera

0

Murcia, 8 de enero, por la mañana

Hay sitios que parecen alejados, que rara vez pillan de paso y a los que hay que ir, como dicen en Aragón, “de propio”. Luego, la visita siempre merece la pena. Algo así sucede con Murcia, demasiado fuera de las grandes rutas y con una idiosincrasia tan evidente como sus demandas más sociales: cuidar el litoral y vigilar su urbanismo; la obtención de agua sin grandes obras así como energía limpia; preservar su tesoro en forma de huerta… La ruta Atarse los Cordones paró en pleno centro de su capital a primera hora de una fría mañana de enero, en plena resaca después de Reyes; pues bien, siguiendo la tónica de València, la sala del edificio Moneo se llenó hasta donde no alcanzaba la vista.

Con gentes venidas desde todos los puntos de la Región, un simple paseo entre el público, algo que en este caso casi era una odisea, permitía comprobar las muchas ganas acumuladas por ver a Echenique, plantear inquietudes a un mes de Vistalegre 2 y obtener respuestas. Algo parecido ocurrió en la reunión con la dirección murciana.

después p 2

De nuevo, la ruta propició una mayor expectación mediática que varias etapas antes de cambiar de año. Será la cercanía congresual. Por segunda vez en dos días, cordialidad máxima y buenos deseos para el año que acaba de iniciarse, tanto del secretario de Organización como, en este caso, del secretario general murciano, Óscar Urralburu, que ejercía de anfitrión.

La estampa que podía verse al salir del edificio, con la catedral y el palacio episcopal enfrente, podía invitar a dar un paseo, a tomar un vermú tempranero o incluso a apurar con la familia las últimas horas del puente de Reyes. También, por lo visto dentro de la sala, a hablar de política y, en concreto, de Podemos.

después p 4

Urralburu presentó el acto; habló del nuevo tiempo que se abre tras la “excepción política” que se siguió a Vistalegre 1. “Ahora debe esto ser un partido abierto, estamos experimentando y no estamos acostumbrados a crear un partido nuevo”. Echenique tomó el relevo y agradeció el esfuerzo de las bases. “Nos daba miedo que no se escuchase la voz de los círculos, por eso esta ruta”, explicó. Las primeras palabras desde el público coincidieron en la preocupación de los inscritos por el futuro de Podemos y subrayaron la necesidad de llegar a acuerdos: “No os olvidéis nunca de la gente que confiamos en Podemos y en su fuerza nueva, empujamos entre todos, ahora que tenemos las instituciones, no nos olvidemos de la calle”, dijo uno de los primeros en hablar. Otro militante pedía “que la normalidad y la diversidad sea un valor y no un problema”, “sin dramas”. Echenique cogió este guante: “Por eso, yo suelo usar el humor. Estoy de acuerdo en quitarle drama a las cosas… hacia dentro, porque afuera sí hay drama: hay gente que no puede pagar la luz o que no llega a fin de mes”.

después p5

Al igual que en València, y que en otros tantos territorios, el papel de los Círculos y la realidad municipal de Podemos fueron otra de las cuestiones a debate y, como en la ciudad ‘taronja’, se planteó la sindicación como asignatura pendiente; esta vez en forma de propuesta, sugiriendo si algunos Círculos sectoriales pudieran transformarse o adoptar una forma sindical.

después p 6-1

después p 6-2

A la salida, un breve encuentro con Lola Sánchez, otra veterana de la brega contra las élites. El camino para volver se presentaba largo, a través de Albacete y con parada en su estación multifuncional. Una espera más larga de lo esperado, pues el tren del domingo tarde que recogía a tanta gente de vacaciones llegó con casi hora y media de retraso. Más tiempo para mirar la luna en el andén, con permiso del frío.

*Con la aportación de material gráfico a cargo de Víctor Del Castillo

Comments(0)

Leave a Comment